DÉJAME




DÉJAME

Déjame dormir en la ladera de tus sueños,
donde mi vida tiene sentido,
donde me siento como un bebé
en los brazos protectores de su padre.

Déjame despertar con tu sonrisa a mi lado,
leerte los lunares de tu espalda en braille,
que seas mi regalo cada mañana
y desenvolverte de nuestras sábanas
con mis dedos tu piel desnuda,
escuchando el frenético latido
de tu corazón más vivo que nunca.

Déjame que suelte por la habitación
las mariposas que revolotean
en mi estómago, que abra las ventanas
y todos sepan que te amo.

Por que mi amor, quiero tener contigo
365 noches de Reyes.


Junio 2013
Antonio Rodríguez Álamo