NO TE RINDAS


NO TE RINDAS

Tienes los sentimientos a flor de piel,
la tristeza, a veces, campa a sus anchas
por cada centímetro de tus venas.
Te encierras en tu mundo
dejándote llevar únicamente
por tus viscerales emociones,
y tú misma comprendes
que no debes,
que no es bueno
el no querer saber nada
del mundo que te rodea,
de la gente que te quiere,
que te admira,
que te respeta.
Terminas por cansarte
de buscar el amor
dentro de una habitación a oscuras,
en un cajón desordenado,
o en una cama vacía
de caricias por recibir,
y la melancolía
se vuelve a apoderar de ti.

Pero tú, eres toda fuerza
y un nuevo sol saldrá,
te traerá un brillante día,
en el que volverás a sonreír,
a ser infinitamente feliz,
y tirarás al cubo de la basura
los malos sentimientos,
la tristeza, la melancolía,
tus sensibles emociones,
y lo celebrarás,
tomando una copa de vino
en una sosegada playa,
acariciando la arena
con tus pies descalzos
en una apacible
noche estrellada.

Antonio Rodríguez Álamo
Abril 2014